(c) Copyright para los textos de Carlos Dómine, 2010-2016. España

Inicio | Frases | Poemas de Carlos Dómine | Artículos | Vídeos | Poemas de María | Temas ►

martes, 24 de junio de 2014

"La semilla germinará con fuerza cuando el nombre del sembrador sea olvidado" (Carlos Dómine)


No pretendo que alguien lo entienda...

Pero lo importante es que nunca se recuerde al sembrador, para que fructifiquen, no su recuerdo, sino sus palabras...

lunes, 23 de junio de 2014

El Grito Anónimo


Aquel hombre habló al valle

asomado al precipicio, sus palabras sonaban como notas musicales

y acariciaban como soplos las alas de las aves.

Pero sólo el eco de las montañas le devolvió el aplauso.


Aquel anónimo hombre fue a la ciudad

y habló en el foro de la misma, en su mismo centro,

a gritos,

pero el ruido de la multitud acalló sus palabras

y nadie le escuchó.


Aquel hombre anónimo escribió todo lo que había dicho

y lo guardó en un baúl...


El baúl, preñado de su alma, quedó en el olvido y le sobrevivió muchos años...


...Hasta que alguien lo abrió y leyó sus palabras,

licuadas en fría tinta y solidificadas en un seco papel.


Y este nuevo hombre escribió lo ya escrito,

publicó lo ya gritado,

sembró aquellas palabras -una vez cantadas por un hombre anónimo-

y germinaron sobre una masa informe de anónimos hombres...

que, por fin, encontraron sentido a lo que habían vivido...

que, por fin...

pusieron nombre... a sus propias vidas...


(Carlos Dómine)

lunes, 9 de junio de 2014

Sólo tú


Tan sólo en tus ojos encontré el poder de la mirada

y en tus lágrimas, el fluir de los lagos en sus mil ondas

en tus silencios, el eco cálido de las cuevas del deseo

y en tu despertar, el brillo diamantino del amor tallado cada mañana


Sorprendí la vida, naciente en cada gesto tuyo

arrebaté el pájaro al árbol, buscando en él tu alma

y vi tu espíritu, batiendo las alas de todas las aves del cielo


Sólo tú, vida mía

Sólo tú, mi amor cristalino


Te vi, sobre la desnuda hierba, acariciando tu piel, rasgando tu deseo...

Y mil mariposas se posaron sobre ti como mil besos

Mis manos se hundieron en la dulce flexión de tu carne

mis dedos, siguiendo el filo de tu espalda

hundieron sus yemas en la selva infinita de tu pelo

Mi alma cubrió con tu piel sus sentimientos

y la tarde amaneció, y la noche encontró sus mil lunas

y todo un Sol abarcó el firmamento


Y sólo tú, sólo tú, vida mía

fuiste, entonces, tú en mí

y yo encontré, en ti, para siempre, mi aposento...


(Carlos Dómine)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...